Muy recomendada.

miércoles, 24 de agosto de 2016

MEDITACIÓN GUIADA PARA LLEGAR AL ESTADO DE ILUMINACIÓN

evolucionconsciente.org
Ésta es una práctica de meditación para lograr estados superiores de consciencia, elevarte por encima del pensamiento, aprender a permanecer en tu centro y comprender tu naturaleza esencial, la iluminación.
MEDITACIÓN GUIADA PARA LLEGAR AL ESTADO DE ILUMINACIÓN
La iluminación no es nada más que el estado natural de tu verdadera esencia, tu Ser interno; libre de ego (identificación con tus pensamientos). Es la paz de espíritu, el equilibrio interno, el estado de gracia y felicidad que todos tenemos cuando permanecemos en el núcleo de nuestro ser interno y dejamos de perdernos en nuestros pensamientos.
MEDITACIÓN GUIADA PARA LLEGAR AL ESTADO DE ILUMINACIÓN
Para empezar la meditación, primero debemos sentarnos en una posición cómoda; puedes sentarte en posición de loto, o medio loto, o en una silla.
La posición no es lo más importante de esta práctica, lo más importante es poner tu atención en tu Ser interno, es decir, tu presencia, estar siendo. O dicho en otras palabras, el permanecer en el aquí y ahora, el momento presente.
También es importante poner atención a observar tus pensamientos; simplemente observarlos, sin identificarte con ellos.
La posición de las manos: puedes hacer el mudra de la armonía, o el mudra de la sabiduría, o el mudra del vacío.
Así pues, empezamos!
Una vez sentados y las manos en posición, cerramos los ojos. Hacemos tres respiraciones profundas: cogemos aire por la nariz, inspiramos profundamente y lo dejamos ir por la boca, exhalamos profundamente, sacando todo el aire al exterior.
Volvemos a inspirar profundamente por la nariz… y exhalamos profundamente por la boca.
Última respiración, inspiramos profundamente por la nariz… y exhalamos por la boca.
Una vez hemos hecho las tres respiraciones profundas, ahora respiramos de manera natural: cogemos aire por la nariz y exhalamos también por la nariz.
Ponemos especial atención a la respiración: inspiro por la nariz y expiro por la nariz… inspiro y expiro… inspiro y expiro…
Ponemos una breve atención a nuestro cuerpo; notaremos que está rígido… relajamos… soltamos… dejamos ir…
Ahora ponemos nuestra atención en los pensamientos. Los observamos, sin identificarnos con ellos. Simplemente los dejamos pasar; ellos vienen y se van. No nos aferramos a ningún pensamiento, nos mantenemos en nuestro centro, con una plena atención a nuestro ser interno.
Viene un pensamiento… lo observo… es como una nube en el cielo… pasa de largo… y se disuelve… desaparece…
Viene otro pensamiento… lo observo… no me aferro a él, no me engancho a él, simplemente lo veo pasar…
Hay un espacio, una distancia entre el pensamiento y yo… El pensamiento pasa de largo… y se disuelve… desaparece…
Así permanecemos durante un largo período de tiempo; observamos nuestros pensamientos, vemos como vienen y pasan de largo… nos mantenemos presentes en nuestro centro, en el núcleo de nuestro ser interno.
Observaremos que cada vez aparecen menos pensamientos… Seguimos en nuestro centro, poniendo especial atención a nuestro ser interno…
Poco a poco notaremos más espacio… más paz… como una especie de apertura…
Al tener toda nuestra atención en nuestra propia Presencia, no sentiremos nuestro cuerpo… Estamos elevando nuestra consciencia, y, por tanto, trascendemos nuestro cuerpo y trascendemos la mente, de esta manera, alcanzamos estados superiores de consciencia.
Seguimos poniendo toda nuestra atención a nuestro ser interno… Somos presencia… Estamos totalmente en nuestro centro, en el núcleo mismo de nuestro ser…. Somos espacio infinito… una totalidad… una unidad… Somos uno con Todo…
Permanecemos así durante toda la práctica de meditación.
Si aparece algún pensamiento, simplemente lo observo… no me agarro a él, lo dejo pasar… viene… pasa… y se va… se disuelve…
Soy Presencia… Soy espacio infinito… Soy uno con todo… Soy la totalidad misma…
Siento una fusión entre la dimensión de la materia y la dimensión divina… no hay separación… Una unidad… Un Todo…
Hay una sensación de gracia… una paz infinita… una felicidad… Éste es nuestro estado natural… nuestra verdadera esencia… es el estado de iluminación…
Permanecemos en este estado hasta el final de la práctica de meditación.
Para finalizar la meditación, vamos tomando consciencia de nuestro cuerpo; hacemos tres respiraciones profundas; cogemos aire por la nariz… inspiramos profundamente… y lo sacamos por la boca… exhalamos profundamente.
Inspiramos profundamente por la nariz… y exhalamos profundamente por la boca…
Voy tomando consciencia del lugar en el que estoy… Voy moviendo mis manos, mis pies…
Inspiramos profundamente por la nariz… y exhalamos profundamente por la boca… y abrimos los ojos lentamente…
Lo importante es mantenernos en este estado, durante todo el día. Es de esta manera, como logramos traer el Cielo a la Tierra, es decir, el estado de iluminación.

Somos Seres de Luz

Para nosotr@s, tod@s, tú y yo, absolutamente todo ser humano es un ser de luz, no hace falta estar ‘iluminado’ no hace falta ser especial, tener dones o ser clarividente para ser un ser de luz. Tod@s lo somos.
Y Marta Puig nos lo contó en una conferencia a través de Mindalia TV, una conferencia muy interesante por el valor que nos da a la hora de entender que tod@s somos seres de luz más allá de las palabras abstractas y poco tangibles que se han usado hasta la fecha.
Porque nuestros cuerpos funcionan por estímulos electro-químicos, es decir, a través de la electricidad creada por el movimiento de partículas orgánicas entre nuestras neuronas (sinapsis) recibimos información de un lado al otro del cuerpo y esta información nos hace actuar de una forma o de otra.
Y, al crearse estos estímulos electro-químicos, estas sinapsis, estamos emitiendo cierto grado de luz, porque, como ya sabemos, la electricidad es luz. Y por consecuente ya somos seres de luz desde el mismo momento que somos gestados.
Sí, sí, sí, somos seres de luz. Y, en este vídeo que te compartimos Marta Puig te lo explica con detalles para que puedas abrirte a una nueva percepción de la realidad. Para que puedas ampliar tu conocimiento :-)
¡Adelante! Estamos convencidos que te va a encantar.
Parte 1


Parte 2


Nos encantará saber cómo te sientes al haber visto este vídeo y qué te ha gustado más. Por eso agradecemos que nos dejes tus comentarios en nuestro blog al pie de la página.
Feliz día Ser de Luz  😉
FUENTE http://www.mundopranico.com

martes, 23 de agosto de 2016

¿Cómo Conectar Con El Alma? -

mundopranico.com
Como_Conectar_Con_El_Alma

¿Qué es el Alma?

Bueno, esta es una de esas preguntas que si te has leído muchos libros puedes responder de forma rápida, pero no es esta mi intención.
En realidad, en este artículo quiero transmitirte mi experiencia, qué entiendo yo por el Alma Superior. Pero tenemos que tener claro que mi visión actual de esta Gran Pregunta puede que con el tiempo haya cambiado ya que es posible, bueno, más bien, estoy segura que yo habré cambiado y evolucionado y mi percepción y comprensión del Alma también.
Y por esta misma razón es bueno que no tomes como una verdad absoluta lo que te compartiré, más bien tómate un tiempo para experimentar y sacar tus propias conclusiones. Porque en realidad es la única forma de experimentar tu Verdad y al final es lo único válido. Tu propia Verdad.

Introducido el tema voy a ver cómo te cuento lo que es para mi el Alma y en concreto el Alma Superior…

De pequeña escuchaba una voz que me decía cosas, una voz que a veces me enfadaba y otras me alegraba que estuviera. Esta voz era dulce y se comunicaba solo conmigo. Era curioso porque nadie más la escuchaba. En realidad, este dato es el que me hizo pensar que tenía que ser algo muy íntimo y especial si solo yo era capaz de oírlo.
A medida que crecía esta voz y lo que consideraba ‘Yo’ teníamos largas conversaciones. Conversaciones que me ayudaban a comprender lo que tenía que hacer en mi vida. Era, y es, esa voz que cuando habla no hay discusión, siempre tiene razón, aunque no me guste lo que me esté diciendo no tengo argumentos que la puedan contradecir. Y lo mejor de todo es que siempre que la sigo me salen bien las cosas. Cuando le hago caso todo se pone en orden y alcanzo lo que realmente da sentido a mi vida.
Y, creerme que no siempre es fácil. Muchas veces me cuesta un montón seguir lo que me pide, me da rabia lo que me dice o me parece injusto. Pero ahora sé que su visión de las cosas es muy diferente a la mía, es más amplia y además está vacía de emociones viscerales. En realidad es muy sabia. Es capaz de percibir con predicción.
Para mi, por tanto, mi alma se comunica conmigo a través de la voz. Pero no sé cómo es. No sé si tiene forma o no. Lo que sé es que yo hago parte de ella, que mi cuerpo, mis emociones, mis pensamientos, todo lo que considero como ‘Yo’ pertenece a mi alma. Y cuando sigo lo que me transmite todo va bien.
Otra forma de experimentar mi Alma ha sido a través de meditaciones y trabajo espiritual. Especialmente el trabajo que he realizado de la mano de las enseñanzas de mi Maestro, el conocido Master Choa Kok Sui. Pero, de nuevo, una cosa son las enseñanzas que pueden estar en libros y manuales, en vídeos y audios, pero otra muy diferente es la experiencia que podemos tener nosotr@s mism@s. Por eso me encanta la filosofía de no creerte nada ciegamente pero tampoco negarlo gratuitamente, sino aplicar la evaluación inteligente y sacar cada un@ de nostr@s nuestras propias conclusiones a través de nuestra experiencia única e intransferible.

¿Cómo puedo conectar con el alma?

En este apartado voy a compartirte mis trucos personales, los que he ido desarrollando a medida que he ido creciendo. Puede que te sean útiles o puede que no. No te prometo nada.. pero al menos inténtalo, a ver.. Ah! Luego cuéntame si te han sido útiles o no que me gusta saberlo :-)
1. Quedarte en silencio, tranquil@, en posición de meditación.
2. Hazte una pregunta sencilla.
3. Escucha la respuesta.
* El 3er paso es el más importante, es en el que un@ debe quedarse tranquil@, relajad@ y sin expectativas para poder escuchar el susurro del alma.
Cuando lo consigas vas a flipar!! Literalmente, es tan mágico que te quedas sorprendid@ de cómo tu alma te está respondiendo..
1. Toma una hoja de papel y un lápiz (o boli)
2. Escribe la pregunta en la parte superior del papel.
3. Ponte en posición de meditación, relajad@, respirando suavemente y te olvidas de la pregunta.
4. Cuando lo sientas toma tu lápiz (o boli) y ponte a escribir lo que salga sin pensar.
5. Al escribirlo es muy posible que no entiendas qué estás escribiendo, no pasa nada. Es normal.
6. Lee lo que has escrito. Ahora es el momento de escuchar la respuesta!!
Creo que con estas dos fórmulas ya puedes empezar a practicar y sacarle jugo al tema. Estoy segura que tu alma está mandándote mensajes y que te encantará descubrirlos. Es magia.
Y sí, estoy de acuerdo con muchas de las cosas escritas, y por esta misma razón os comparto mi experiencia por escrito. A tod@s nos va bien poder leer a los sabios que ya han pasado por dónde estamos andado nosotr@s. De hecho son de gran ayuda, nos permiten andar de forma ordenada, de forma segura. Por ello es muy bueno tener a un Maestro Espiritual que nos explique cómo es el camino y nos dé las herramientas para que nosotros podamos andar tranquil@s.
Mis mejores deseos en tu conectar con el alma y en comprender tu camino :-) {por cierto, esta es una de las mejores preguntas para empezar: ¿Cuál es mi camino?}
Feliz camino,
Y de verdad, me encantaría leer tus experiencias :-)
Marta Puig Bayés
Directora de Mundo Pránico y del Instituto de Sanación Pránica

UNA PODEROSA TÉCNICA PARA CAMBIAR NUESTRA VIDA

ayurvedadeltibet.com
Muchos deseamos encontrar alguna técnica cambiar nuestra vida y por eso te traemos un mantra que te ayudara a cambiarla de hecho es posible que estemos siempre buscando la mejor manera de hacerlo.
La repetición del mantra del que hoy hablamos en este documento es una de las mas poderosas técnicas conocidas para conseguir el cambio total de la vida, para mejorar nuestra existencia en este plano denso y contaminado.
NAMAS SADDHARMA PUNDARIKA SUTRA, es un mantra sagrado y confidencial que nos conecta con la esencia divina del universo y con el corazón de Dios….Está en sánscrito significando literalmente “consagración a la flor blanca del loto del tratado de la vía maravillosa”.
Cuando hablamos de mantra nos estamos refiriendo a sílabas, palabras o frases sagradas, generalmente de origen sánscrito, que se repiten como apoyo para meditar o para invocar a las fuerzas divinas, es una poderosa técnica cambiar nuestra vida.
Repite este mantra con humildad tratando de buscar a Dios dentro de tu corazón. Enfoca tu mente en tu corazón por 5 minutos repitiendo este mantra.
Póngale un 1% de fe que lo demás lo resuelve este maravillo mantra, representado por una flor de loto.
Así tengas el peor de los obstáculos en tu vida, esta maravillosa frase repetida te liberará de todo sufrimiento.
Su repetición conforma una de las técnicas más potentes para la liberación espiritual y la limpieza de nuestro subconsciente. Nos ayuda a cambiar nuestra vida hacia lo mejor y a superar todos los obstáculos e incluso nos ayuda a resolver nuestro karma.
La limpieza del subconsciente equivale a lo que Enric Corbera llama la Biodescodificación.
Con su repetición constante y disciplinada podremos llegar a una maravillosa transformación no solo interna, sino que también lograremos cambios tan favorables en los ambientes y energías que nos rodean que podríamos calificarlos de auténticos e impresionantes milagros.
Lo único que hay que hacer es ponerlo a prueba y practicarlo.
Cuando experimentemos los efectos maravillosos de esta técnica y los beneficios que obtenemos de su práctica nos daremos cuenta que aquellas personas que se rinden ante lo que parece imposible es porque no conocen la fuerza de NAMAS SADDHARMA PUNDARIKA SUTRA.
Toda la energía de lo espiritual y lo divino se concentra en este mantra que al ser pronunciado liberará grandes e inmensas cantidades de energía que transmutará todo lo negativo que tengamos dentro de nosotros o que nos rodee.
El mantra todo en su conjunto tiene la capacidad de hacerse realidad, de concretarse y realizarse en hechos que podemos sentir y ver.
Por esa capacidad que tiene de materializarse es por lo que con la practica de este mantra podremos conseguir nuestro paraíso en la tierra, tanto en lo interno como en lo externo.
EFECTOS:
Cada vez que repetimos el mantra se descargan enormes cantidades de energía y fuerza divina que baña todo nuestro microcosmos (organismo) hasta el último rincón más oculto.
Casi siempre estamos llenos de negatividades y de mucha basura moral de las cuales muchas veces somos inconscientes. Basura moral de esta y otras vidas que se va a revolver y que va a ser desenterrada con la energía del NAMAS SAD DHARMA PUNDARIKA SUTRA.
Cuando el mantra comienza a actuar en nuestro oscuro subconsciente – en lo que conocemos como nuestra «sombra» – revolverá toda la basura que hemos acumulado en nuestra psiquis . Esta basura, que ni siquiera nos imaginábamos que yacían en nosotros, es expulsada haciéndonos descubrir odios, conflictos y penas que estaban en secreto. Es decir, es como si se abriera la «caja de pandora»
De igual manera sentiremos problemas fisico energéticos, como problemas en la cabeza, mareos , punzadas etc. indicativos de que el mantra se ha acercado el núcleo del problema.
Todos estos malestares indicarán que hemos encontrado el germen de la infección psíquica, que vamos por buen camino.
Toda negatividad o energía densa, será disuelta, quedando una fuerza neutra que es asimilable por nosotros. Es decir, todos nuestros defectos son aprovechados por el mantra como un combustible que nos llevará hacia una mejoría o iluminación. Esa liberación, como hemos dicho, se produce con muchos malestares.
Es de suponer que ante este cuadro de reacciones tomemos una de las siguientes decisiones:
a) Nos dejamos llevar por el miedo y suspendemos la práctica del NAMAS SAD DHARMA PUNDARIKA SUTRA, y nos quedamos como antes, con nuestra vida enferma o con nuestras miserias de cada día.
b) No nos dejamos vencer por el miedo e incrementamos la repetición del mantra para seguir combatiendo contra el mal que hemos desenterrado.
Entonces vendrán días duros y de luchas.
Pero llegará un momento en que notaremos que con la repetición del mantra todo lo malo va desapareciendo. Hemos triunfado y encontrado el camino de la maestría (que no es más que el poder de diluir lo malo que hay en nosotros).
En este momento podremos apreciar el resultado de nuestro trabajo con el mantra traducido en una gran mejoría, mucha felicidad, iluminación, poder sobre todo lo que nos daña y múltiples beneficios.
Estamos ya en capacidad de vencer a los «monstruos del subconsciente» y espantar las fieras ocultas de nuestra alma (El guardián del umbral).
Es que hemos transmutado lo inferior que había en nosotros hacia algo superior. Sentiremos que somos distintos a como éramos antes, más fuertes, con mas bondad y de que estamos por encima del mal y del mundo. Ya no estarán muchos de nuestros malos deseos.
A partir de este momento podemos decir que estamos «vacunados» para todo lo malo que se nos presente en adelante, como conflictos, defectos. Cualquier daño que nos amenace va a quedar superado.
Nos sentiremos liberados de las cadenas que nos esclavizaban y nos mantenían enganchados muchas veces a cosas viles e innecesarias. Viviremos el alivio y la satisfacción de sentirnos libres de todo. Sobre todo de lo que nos dañaba y nos causaba dolor y preocupaciones.
Adquiriremos una especie de barrera de protección psicológica que sentiremos ante todo lo malo que se nos presente. Es un efecto de protección que los budas y divinidades dieron al mantra para todos sus practicantes
Con la práctica del mantra lo divino interior cada vez tendrá menos capas encima por la eliminación de bloqueos y contaminaciones que va haciendo en nosotros hasta activar capacidades y poderes que antes desconocíamos.
Adquiriremos capacidades de invocación y de decretar que se hacen progresivamente más eficaces. Cada vez tendremos mayor poder de influencia en lo positivo, empezando por nosotros mismos.
El mantra actuará de lo más externo a lo más interno, a veces de lo más consciente o lo menos consciente.
Primero se eliminarán aquellas negatividades actuales que saldrán del subconsciente para hacerle frente desde el consciente.
Después, se llegará al karma de vidas pasadas o sea a lo más profundo, hasta la superación total.
♦ Irradiaremos a nuestro alrededor toda esa energía que explota en nosotros. Se producen ondas beneficiosas que inciden sobre todo y sobre todos.
Los primeros beneficiados serán las personas más cercanas a nosotros como los familiares, los compañeros de trabajo, los vecinos e incluso los del barrio.
Transformará el ambiente cercano a nosotros, sea denso, con maldad, desarmonía o agresividad. Todo eso lo transforma y lo purifica.
Los sitios aquellos donde antes no podíamos estar, ahora serán completamente distintos, con una atmosfera especial, con algo grande y acogedor.
Se nos van a presentar gente nueva, con ciertas sorpresas, nuevas noticias, nuevos proyectos, nuevas personas.
Estaremos conectados con los seres que estando en otros planos también repiten el mantra: con los budas, monjes, con los desencarnados y encarnados que están en viaje astral.
Y lo más importante, estableceremos una conexión con la energía divina del Universo. Nos sentiremos cada vez más sutiles, en más comunión con la vida.
Cuando escuchamos una grabación del mantra también se tendrán buenos resultados. También así somos irradiados recibiendo beneficios.

lunes, 22 de agosto de 2016

La ley de la polaridad

evolucionconsciente.org
Xavi Edo
Simplemente sabe que trabaja con dos fuerzas, una de polaridad positiva y otra negativa. Cuando un electricista hace una conexión no se pone a reflexionar cuál de los cables es bueno y cuál malo, cuál es el pecaminoso y cuál el escogido por Dios. Separadas son inocuas, pero si se las junta ocurrirá el milagro. Y lo que sucede a niveles de electricidad es la constante en el universo: existen dos poderes opuestos que se apoyan mutuamente para producir perfección.
Su interacción se define como la “Ley de la polaridad”, o “Ley del dos”. Esta ley opera en forma muy sencilla, sin embargo la humanidad no ha tenido hasta ahora la sabiduría de tomarla en cuenta. Por ello hemos pasado por: guerras, segregación, persecuciones, injusticias y calamidades en milenios de historia.
Cuando el momento llegó para que el hombre comprendiera los secretos de la polaridad tuvimos un maestro a nuestra disposición, el Buda. Nació como príncipe, pero voluntariamente se convirtió en mendigo, tal vez para tener la vivencia del Yin y el Yang, como él llamó a estas dos fuerzas constructoras.
Enseñó el Buda que la felicidad es posible, siempre y cuando escojamos transitar por el camino del medio. Desgraciadamente los hombres, en vez de poner en práctica su sabiduría, le rindieron culto y volvieron religión sus enseñanzas.
Entonces como Budistas se vieron impulsados de vuelta a la balanza, pues al estar en pro de algo siempre habrá quienes estén en contra. Y lo que el Buda había legado, como forma de integración, dividió al mundo en dos corrientes: oriente y occidente, los partidarios de la Ley del dos, y los fanáticos de un solo Dios.
La Ley de la polaridad es el mecanismo por medio del cuál el universo mantiene su estado de equilibrio. Podemos comprenderla simplemente observando el fluir de todo lo que nos rodea. A nivel subconsciente nuestro cuerpo sabe, nuestras reacciones involuntarias siempre unifican la polaridad para obtener mejores resultados.
Si vas a correr hacia adelante, tu cuerpo se echa primero hacia atrás. Si intentas saltar hacia arriba, tu cuerpo toma el impulso yendo primero hacia abajo.
Si llorando llegas hasta el final de tus lágrimas entonces reirás; y si riendo alcanzas el extremo de tu risa entonces llorarás. Si te duchas con agua fría saldrás con calor, pero un baño con agua muy caliente te producirá frío. El abuso de comida te conducirá a una dieta estricta, y la dieta estricta de vuelta al abuso de comida.
Hemos salido a explorar el espacio exterior y se nos han revelado los misterios ocultos de nuestro propio mundo, mientras que los hombres sabios buscan dentro de sí mismos y pueden llegar a percibir el universo entero.
En el juego del amor vemos parejas que al primer encuentro se detestan, y cuando el odio es total entonces se enamoran y se casan. Mientras que, al unirse los más enamorados, el extremo del amor invariablemente les enseña a odiarse, hasta que el divorcio los separe.
Por eso a la “Ley de la Polaridad” se la llama también la “Ley del Péndulo”. Oscilamos de un extremo al otro porque no comprendemos que si nos polarizamos totalmente en un solo lado, la vida nos lanzará automáticamente hacia el extremo opuesto. Esto ocurre porque nuestra tarea es aprender por contrastes. Por ejemplo: sabremos qué es la luz únicamente si antes hemos visto oscuridad.
La tristeza pone en relevancia la alegría. Comprenderemos lo que es bondad si existe la idea de lo que es maldad. La enfermedad nos brinda la percepción nítida de lo que significa la salud.
Por eso todas las situaciones que vive un ser humano son igualmente valiosas. Que sean agradables o desagradables no interesa, solo cuenta el bagaje de sabiduría que cada experiencia nos aporta.
Aceptado esto, nos haremos voluntarios del camino medio, porque aplicaremos la sazón del buen cocinero a cada aspecto de la vida: agregar una pizca de azúcar a los platos de sal y una pizca de sal a los platos de dulce. Reconoceremos entonces que siempre hay algo de fealdad en la belleza y algo de belleza en la fealdad, algo de verdad en la mentira y algo de mentira en la verdad.
Así tendremos flexibilidad para aceptar el punto de vista antagónico “del otro”. Con la conciencia de que en el exceso de riqueza solo vamos a encontrar pobreza, cambiarán los parámetros para evaluar el éxito. Ya no llamaremos “macho” a un hombre por su agresividad y fuerza, sino por la capacidad de demostrar ternura y expresar sus emociones.
Caso similar al de un vehículo que requiere su mayor potencia, no para alcanzar máxima velocidad, sino para que, como carroza funeraria, pueda avanzar muy lentamente sin que su motor se apague o tiemble.
Por Hortensia Galvis Ramz

"El Nuevo Paradigma Frente al Viejo Paradigma".



Tenemos que pasar del viejo paradigma caracterizado por la fragmentación, 
el dualismo, la desconexión y la división al nuevo paradigma de la integridad,
 la conectividad y la relacionalidad.

Según el viejo paradigma la economía está basada en el principio de linealidad: toma, usa y desperdicia. En el nuevo paradigma la economía será cíclica como la naturaleza: toma con agradecimiento, usa con moderación, repone lo que ha tomado y devuelve los restos a la tierra para que se conviertan en compost: sin desperdiciar, sin contaminar y sin agotar. 


En el viejo paradigma el crecimiento económico se paga a cualquier precio. En el nuevo paradigma, el crecimiento de la economía no tiene ninguna importancia. Lo que importa es el crecimiento del bienestar y la felicidad. Un país como Bután, donde el producto nacional bruto (PIB) se sustituye por la felicidad nacional bruta (FNB), es un ejemplo de cómo dar un paso hacia adelante, hacia el nuevo paradigma. 

En el viejo paradigma el desarrollo dirigido a los pobres toma la forma de ayuda o caridad, sin embargo en el nuevo paradigma nos orientamos hacia las causas de la pobreza y trabajamos por la justicia social y la solidaridad. En el viejo paradigma, el desarrollo se introduce desde fuera hacia adentro, economistas y políticos miran a los pobres y dicen: ustedes necesitan una carretera, necesitan un hospital, necesitan una escuela, necesitan una industria, por lo que traeremos gente de fuera que las construirán, ustedes pagarán por ello en forma de contribuciones, seguros, peajes e impuestos.


En el nuevo paradigma los que vienen de fuera no ejercen ningún control ni son propietarios de los recursos locales y respetan las tradiciones, la cultura, los conocimientos, la medicina y todas las formas de vida locales de tal modo que las comunidades locales adquieren la capacidad de sostenerse a sí mismas y de desarrollarse desde dentro hacia fuera. Si las personas que vienen de fuera desean ayudar de verdad, lo que hacen es integrarse en la comunidad local, vivir dentro de ella y encontrar un modo de vida en las mismas fuentes donde lo encuentra la comunidad local.


En el viejo paradigma se presta atención al aumento del nivel de vida y a la obtención de automóviles, computadores y otros bienes de consumo. En el nuevo paradigma lo que importa es la calidad de vida y no la cantidad de posesiones. Lo que es importante es la salud, la creatividad, la cultura, la artesanía, la alimentación, la familia, la amistad, la reciprocidad y el tiempo para ser y no la lucha continua para tener.


En el viejo paradigma, lo más grande es lo mejor. Grandes represas, grandes fábricas, grandes empresas, grandes negocios, grandes ejércitos y grandes gobiernos. En el nuevo paradigma, lo deseable es lo pequeño, se da valor a la sustancia, no a la medida.


En el viejo paradigma, las ciudades son centros de progreso. Altos rascacielos, espléndidos edificios bancarios, seductores casinos y tentadores centros comerciales se consideran símbolos de la civilización. En el nuevo paradigma, los mayores logros son la cultura de la agricultura, el cuidado del campo, la integridad de las comunidades rurales, la valorización del papel de los pueblos como centros mercantiles, la conservación de la naturaleza y la renovación de los modos de producción manuales y artesanales.


En el viejo paradigma dominan las máquinas, la mecanización es mejor que el trabajo manual, el progreso se mide por la cantidad de trabajo realizado por las máquinas, se espera que todos los problemas tengan una solución tecnológica, que la tecnología dé respuesta a todas las necesidades humanas. En el nuevo paradigma, el trabajo humano es digno. Servir, fabricar con las manos, construir, cuidar los huertos, cocinar y muchas otras actividades humanas tienen un valor intrínseco. La máquina es una ayuda para las manos humanas, pero no las sustituye. La máquina es bienvenida en tanto que herramienta a nuestro servicio, no como dominadora.


En el viejo paradigma, el monocultivo va a la cabeza. Las cadenas comerciales ocupan las principales calles. Las mismas marcas, las mismas prendas, los mismos alimentos, los mismos restaurantes en todas partes. Una misma arquitectura se extiende por las ciudades de todo el mundo. En el nuevo paradigma la diversidad cultural y la biodiversidad es un factor central de las organizaciones sociales y de los asentamientos humanos. Las diferencias locales en todos los aspectos de la vida son fundamentales. Se fomenta y se protege el queso local, el vino local, la artesanía local, los alimentos locales, la ropa local, la música local, el baile local, aunque también se respetan y se aprenden las culturas de otros países.


En el viejo paradigma, la globalización es la columna vertebral del comercio. Los países se especializan en unos pocos productos y los exportan a todo el mundo para servir a la economía global. En nombre de la ventaja comparativa, se fomenta la competitividad. Fusiones, absorciones y monopolios favorecen a los fuertes y poderosos y perjudican a los débiles. El darwinismo social de supervivencia de los más adaptados rige el mercado y gobierna el comercio internacional. En el nuevo paradigma, se prefiere lo pequeño y lo local. El comercio no sirve solamente para intercambiar bienes y maximizar el beneficio, también es una forma de mejorar las relaciones humanas y se busca la interdependencia en tanto que un modo de favorecer la amistad. En lugar de globalización, la localización garantiza la sostenibilidad del medio ambiente y fortalece las comunidades locales.


En el viejo paradigma, las decisiones se toman desde la cúpula, como si las personas que están en ella conocieran mejor la situación que las que están por debajo. Es en la capital de la nación donde se redactan las normativas y las reglamentaciones, donde se aprueban las leyes y donde se recogen los impuestos, donde se ubican los parlamentos, los tribunales de justicia, la administración pública y las grandes sedes de bancos y empresas. En el nuevo paradigma, el principio de subsidiariedad se respeta a conciencia. Se confía en las personas para que gestionen y manejen sus propios asuntos. Las organizaciones centrales se limitan a las cuestiones que requieren tomar decisiones centrales. Por otra parte, se empodera a las comunidades locales para que tomen sus propias decisiones en cuanto a salud, educación, orden público, impuestos, transportes y todas las demás actividades necesarias.


En el viejo paradigma, el método científico es reduccionista y es la única forma de conocimiento, la única fuente de verdad. Se suele considerar que lo que no se puede medir, analizar y definir no existe. En el nuevo paradigma, hay muchas formas de conocimiento, incluida la científica. Tienen el mismo rango de credibilidad la intuición, la religión, los sentimientos, la mitología y las historias transmitidas oralmente. Además del conocimiento empírico, también se respeta la visión indígena. «La ciencia sin la religión está ciega y la religión sin la ciencia anda coja.»


El viejo paradigma es mecanicista; la Tierra se compara con las máquinas y se considera una materia inanimada y muerta. En el nuevo paradigma, la Tierra es Gaia, un organismo vivo, una comunidad biótica, un sistema vivo que se autorregula y se autosostiene.


El viejo paradigma es dualista, tal como lo define René Descartes, y es seguido por la mayoría, si no por todos los estamentos científicos y educativos. En este dualismo, la mente está separada de la materia y la mente rige la materia. El nuevo paradigma es no dualista. Mente y materia son una sola cosa e inseparables. La física cuántica es la física del nuevo paradigma, donde no hay distinción entre el observador y lo observado.
El viejo paradigma es jerárquico, da lo mismo si es el sistema clasista de Occidente o el sistema de castas de Oriente. Ambos sistemas están atrapados en la idea de superioridad e inferioridad. Los negocios se llevan a cabo en el marco de jefes y trabajadores. En las órdenes religiosas hay papas y sacerdotes, ayatolás y mulás, gurús y discípulos. La gente sufre sometida a las jerarquías del color, la raza y el género. Y todas las especies sufren debido al especismo. El nuevo paradigma se basa en las redes. Todos los seres están interrelacionados y vinculados a través de una evolución y un origen comunes. Todas las personas comparten una humanidad común. La Tierra es una red de vida y una comunidad biótica.

En el viejo paradigma, se ejerce control, ya sea a través del poder militar, el dinero o el conocimiento. Controlar a los demás forma parte del engranaje de la educación, del gobierno y de los sistemas económicos. Los que mandan quieren tener el control y temen perderlo. El nuevo paradigma está basado en el concepto de participación. La gente participa en el proceso de la vida. Fluyen con ella. Aceptan lo que es y lo que emerge, sea lo que sea. Están abiertos a los fenómenos a los que da lugar la imaginación, la creatividad y las formas y modelos de la naturaleza siempre cambiantes.
Este nuevo paradigma se construye sobre los cimientos de tierra, alma y sociedad. 

domingo, 21 de agosto de 2016

"Atrapados en Nuestra Mente". Eckhart Tolle.



La mente humana tiene un elemento muy grande de disfunción, casi de locura, basta ver la historia del siglo XX. Pero creo que estamos ante un cambio de conciencia. ¿Por qué? Recibo a diario cientos de cartas y correos de gente de todo el mundo que está experimentando esa transformación. Cuando se alcance un número crítico, veremos un cambio global.


-¿Y en qué consiste ese cambio individual que será global?

En tomar conciencia de que dentro de la mente hay una voz que constantemente habla: es el diálogo interior.

-Ruido.
Dicen los psicólogos que el 98% de los pensamientos cotidianos son repeticiones de pensamientos antiguos. La mayoría de la gente se ha identificado con esa voz, cree que ella es la voz.

-¿Y qué somos?
El sentido de lo que soy, del yo, deriva de los pensamientos, de esa voz que me cuenta mi historia personal y las cosas con las que me identifico. Pero más allá de este yo superficial hay un yo más profundo con el que hemos perdido el contacto.

-¿No somos un conjunto de vivencias y sentimientos?
Nos identificamos con el pasado y nos proyectamos en el futuro. Nuestra mente busca la realización en el momento próximo: dentro de una hora, un mes o cinco años. Vivimos tratando de llegar al momento siguiente, y eso se ha convertido en un patrón mental que nos hace vivir en un estado perpetuo de insatisfacción, porque no analizamos lo más importante que hay en la vida, que es el momento presente.

-¿Cómo cambiar ese patrón mental?
El primer paso es tomar conciencia de que hay una voz en mi mente que es en realidad un antiguo pensamiento que se repite. El segundo paso es hacerse más consciente de nuestra relación con el momento presente; es decir, preguntarse muchas veces al día cuál es mi relación con el momento presente: ¿trato ese momento como si fuera mi amigo o mi enemigo?

Entiendo.
O estamos en una situación de oposición al momento presente (no me gusta donde estoy, esto no debería pasar, no me gusta lo que haces…),o simplemente lo utilizamos para llegar al momento próximo en el que me gustaría estar. Así la vida se pierde.

-¿Qué hacemos?
Siendo consciente, tengo el poder de elegir transformar el presente en un amigo. La vida y el momento presente son lo mismo, no aceptarlo es estar contra la vida.

-Pero hay trabajos que terminar, proyectos…
No estoy hablando de tiempo de reloj sino de tiempo psicológico. La mente es una herramienta útil: tengo ese proyecto y le dedico un tiempo de reloj con presencia. La disfunción es proyectarse mentalmente en el futuro, pensar que quieres acabar mientras estás en ello, eso es el estrés. Le daré algunos consejos: empiece por sentir la vida dentro de su cuerpo.

¿Cómo?
Cierre los ojos y pregúntese cómo puede saber si su mano todavía está ahí; entonces la atención va de la cabeza –donde normalmente reside– a la mano: sentirá una cierta vitalidad en ella. Esa energía, ese calor, puede sentirlo en el resto del cuerpo. Sentir el cuerpo puede ser un ancla para el momento presente. Basta un minuto, pero hay que hacerlo varias veces al día

¿Sentir la vida más allá de los pensamientos?
Exacto, cada vez que lo haces estás presente. Otro consejo es tomar conciencia de las percepciones sensoriales. Si quiere entrar en el momento presente, ancle parte de la atención en el cuerpo y el resto en percibir lo que le rodea. La compulsión de nombrar lo que vemos y enjuiciar desaparece. 
-En el hacer nos perdemos. 
Porque el ruido mental nos controla. Otra práctica es hacer las cosas cotidianas con consciencia, cosas que hasta ahora eran un medio para llegar a un fin. Sienta el agua fría cuando se lava las manos.

-No pensar, percibir.
Así es, introducir poco a poco presencia en la vida, darle calidad. El momento presente no es lo que sucede sino tu consciencia. Debemos introducir esa dimensión en nuestra vida y durante un tiempo la vieja consciencia vendrá y nos perderemos en ella, pero volveremos a despertarnos.

-¿Y las emociones?
Son una reacción del cuerpo a los pensamientos. Si la mente me dice que una situación es mala o desagradable, el cuerpo lo acepta como realidad y tengo emociones negativas. Transformamos casi toda nuestra vida en algo problemático. El sufrimiento se acumula… Los pensamientos crean emociones, emociones que a su vez refuerzan viejos dolores emocionales. Pero si estás presente, el cuerpo dolor, como yo lo llamo, no puede utilizar tus pensamientos. Sabes que sientes frustración o rabia, pero no te identificas con ello.

-¿Cómo romper la distancia con los otros? 
Por medio de los pensamientos yo me interpreto a mí mismo, me nombro mi vida como buena o mala, defino mi existencia por medio de palabras. Yo me lo hago a mí mismo y lo hago con las otras personas, ésa es la separación que cada persona siente: la pantalla mental que surge cuando lo único que tienes son tus pensamientos.


Entrevista a Eckhart Tolle, por Ima Sanchís.
Imagen de The Eyes of Children around the World
FUENTE  http://larutadelailuminacion.blogspot.com.es